home

.

Marta Álvarez texto presentación exposición Mirabilia

Hubo un tiempo en el que el mundo se dividía en lo visible y lo invisible. De lo primero se ocupaba la ciencia de lo natural y de lo segundo la metafísica o la teología, enfocadas en lo sobrenatural. Pero tanto la ciencia como la metafísica tenían sus derivados en las pseudociencias y la magia: prácticas que excedían los límites de ese mundo dual y buscaban comprender aquello que se encontraba más allá.

La obra de Laura Salguero es el resultado de una investigación antropológica en la que la artista indaga los límites entre lo humano y lo no humano, lo racional y lo irracional, lo natural y lo antinatural. Para ello, se retrotrae a imaginarios en los que dichas dicotomías fueron trazadas y los actualiza.

Los mirabilia eran los seres que rompían aquellas clasificaciones y que se situaban a medio camino, en los límites de lo real y lo mágico. Primero para los coleccionistas y después para los científicos, suponían piezas deseadas y retos para la comprensión que encerraban misterios de cuya resolución dependía toda la concepción del mundo. Los monstruos y los seres deformes hacían zozobrar las barreras situadas entre los diferentes reinos naturales, de igual modo que la brujería o ciertas prácticas científicas en un mundo monopolizado por la razón.

Frente a ese monopolio se imponen períodos de exceso, de desbordamiento. Las fiestas –como el carnaval o las rave– son esos estados de éxtasis en los que se producen y permiten transgresiones que ponen en marcha “zonas temporalmente autónomas” en las que lo irracional sale a la luz. Estos episodios confirman la existencia de lo irracional y la necesidad de la existencia de formas de pensar irracionales, en pos de las cuales parece estar la artista.

Laura Salguero actúa como una coleccionista del siglo XVI y como una teratóloga del XIX, analizando, diseccionando y recomponiendo sus propios mirabilia, sus monstruos. Establece sus clasificaciones y da a luz a nuevos seres que hablan de lo que somos en nuestro ser más reprimido y salvaje.

“Mirabilia” es un Gabinete de Curiosidades actualizado y nos presenta una porción del bestiario de la artista con algunas de sus últimas esculturas y dibujos. En él, se nos permite acercarnos a un universo que, aparentemente, nos es ajeno y en el que no nos reconocemos. Cuanto más nos acercamos a él y más nos dejamos absorber por su atmósfera enrarecida, más comprendemos.

Todos esos monstruos que miramos con ansia escópica son nuestra otra cara, nuestro otro yo, el Otro frente al que siempre nos posicionamos para autodefinirnos. Son lo abyecto, lo siniestro y lo irracional que somos y que nos negamos ser para sobrevivirnos.